Inicio/Home Personal/Staff Oficinas/Offices
Padres de familia crean escuela bilingüe internacional
Graciela López, directora de EBI, juega con uno de sus alumnos. José Luis Aguirre

A partir de este año escolar, Oakland tendrá su primera escuela con inmersión en español.

Por José Luis Aguirre
El Heraldo Católico

El sueño de un grupo de padres de familia del Este de la Bahía se hizo realidad con la apertura de la primera escuela independiente bilingüe de español, en la zona de Rockridge en Oakland.

Cansados de buscar centros educativos en donde sus hijos pudieran aprender español, y después de llenar listas de espera que les prometían un cupo después de cuatro años, se lanzaron a la titánica tarea de crear su propio plantel. La Escuela Bilingüe Internacional (EBI), abrió sus puertas este mes en los predios de la Escuela católica San Agustín (410 Alcatraz Ave. en Oakland).

Una idea en acción

La idea surgió en noviembre del 2004, cuando Liza Sánchez, quien es pedagoga y madre de tres niñas, se dio cuenta de que no había en Oakland una escuela independiente que realmente enfocara toda su atención en un programa de total inmersión en español e inglés

“Las escuelas publicas aquí ofrecen el español como una sola clase o en muchos casos no lo ofrecen hasta que los niños son mayores, cuando ya es muy difícil aprender un idioma; en otras es muy difícil entrar a los programas bilingües por las largas listas de espera y estos programas terminan muy temprano” dijo Sánchez.

Sánchez nació en Berkeley; su mamá es alemana y su papá neoyorquino. Aprendió español a los 17 años y actualmente está casada con un salvadoreño. Habla español, inglés, alemán y un poco de francés e italiano; sus hijas también dominan el inglés, español y alemán. Su segunda niña entrará a hacer kinder en EBI.

“Ser bilingüe te da muchas oportunidades, te permite conocer gente y te abre puertas”. Con esta convicción, Sánchez empezó a conformar una mesa directiva temporal con varios amigos, padres de familia y colegas que querían participar en el proyecto.

Realizaron eventos para recaudar fondos, pidieron los permisos necesarios y en noviembre del 2005 se convirtieron en una organización sin ánimo de lucro.

Para liderar este proyecto nombraron a Graciela López como su directora, quien hace cuatro meses llegó al Área de la Bahía proveniente de la Florida. López es nativa de Venezuela y cuenta con más de 20 años de experiencia en educación.

“Estoy feliz de comenzar esta escuela”, dice López. “Ver cómo los padres de familia y los maestros se han vinculado en esta iniciativa es muy emocionante”. El mes pasado, durante varios fines de semana, todos ofrecieron su trabajo voluntario para embellecer las instalaciones, arreglaron los salones y los baños, pintaron y decoraron para que todo estuviera listo para el inicio del año escolar.

Población estudiantil

Más de 80 niños se han matriculado para preescolar, kinder y primero que son los grados que actualmente ofrece la escuela. Cada año van a agregar un grado hasta llegar al octavo.

“Durante los dos primeros años los niños aprenden español para establecer el idioma y en primer grado sólo se les dictará una hora de inglés. Cuando lleguen a tercero, las clases se dictarán en ambos idiomas”, explicó la directora.

Cada salón tiene una maestra y una ayudante, a excepción de preescolar en donde habrá dos asistentes. Las educadoras provienen de diversos países incluyendo Venezuela, España, Chile, Argentina y México. Más del 50 por ciento de los alumnos son latinos. “Esto demuestra el interés que tienen los padres en ofrecerles a sus hijos una educación bilingüe a alto nivel y que a la vez mantengan la cultura”, recalcó López.

Elisa Batista es una de las madres de familia que ha estado involucrada en la creación de esta escuela y, por supuesto, ya matriculó a su hijo Aristotle de 3 años de edad para que entre al preescolar.

“Estoy muy emocionada de poder contar con una escuela como esta... desde que mi hijo tenía tres meses de nacido lo había inscrito en las listas de espera de otros centros educativos y esta es la hora que aún no tienen cupo”, comentó.

Batista se crió en Miami y asistió a una escuela católica desde kinder hasta el octavo grado. Por eso asegura que le trae “muy lindos recuerdos” saber que su niño va a asistir a la escuela en los terrenos de la parroquia de San Agustín.

Arriba de la página
Copyright © 2006 Diócesis de Sacramento - derechos reservados

Inicio/Home - Noticias/News - Publicidad/Advertising (PDF)

Personal/Staff - Oficinas/Offices